En la rutina diaria de los hijos existen momentos de actividades y obligaciones ante los cuales los chicos suelen rebelarse. Aquí comienzan las batallas de los premios para obtener colaboración de los mismos.
Si bien existen teorías acerca de la eficacia de los premios y castigos, estos son útiles cuando son usados adecuadamente por los adultos, por lo tanto premiar y motivar, sí , pero teniendo claro, cuando , como y donde.
Si analizamos la personalidad de cualquier ser humano, hallamos tres niveles de actuación o intereses básicos: material, intelectual y de voluntad. Y cada uno de ellos requiere su propia medicina.
Para motivar correctamente a un chico a realizar una determinada acción, los premios y castigos deben pertenecer al mismo nivel del comportamiento que se desea conseguir.

Nivel Material

Por ejemplo si deseamos que los chicos no gasten su dinero apenas les entregamos y aprendan la importancia de valorar el dinero, tendremos que procurar motivarlos desde este nivel material.
Es decir, podemos animarlos a que elijan esa cosa que desean si ellos consiguen ahorrar la mitad del dinero de lo que cuesta, entonces nosotros los ayudamos a comprarlo poniendo el resto.
De esta manera sencilla , los chicos van a comprender lo que cuesta esperar y ahorrar, por lo que van a valorar mucho más que antes el dinero que les damos.

Nivel Intelectual

Un ejemplo son los estudios, a un chicos que estudie y sea responsable con sus tareas escolares no conviene premiarlo con una recompensa económica.
Por el contrario, tenemos que buscar un premio que refuerce más esa conducta.
Un buen libro, unas revistas, pueden ser la solución para potenciar su capacidad lectora sin recurrir a otra cosa.

Nivel de la voluntad

Supongamos que deseamos que nuestros hijos sean más constantes en los estudios, para conseguirlo van a tener que adquirir una virtud fundamental : la laboriosidad y la constancia.
Pero si para potenciar ese valor les damos dinero, seguramente obtendremos un efecto contrario, puesto que cuando falte el aliciente económico desaparecerá el motivo por el cual esforzarse.

Los buenos hábitos

Un hábito no es más que una repetición de determinados actos de forma continuada, madrugar, ordenar el cuarto, cepillarse los dientes etc.
Una vez que los chicos han adquirido dichos hábitos, suele resultarles mucho más sencillo adquirir una virtud determinada.

Lo importante:

- Recurre a la creatividad: Por ejemplo un premio sería pasear con él toda una tarde.

- Premiar en función a la edad: Cuanto más pequeño más concreto debe ser el premio y más inmediato.

- Actuar poco a poco: Hablar juntos estos temas para sensibilizarlos.

- Consultar algún libro educativo: Para aclarar algunas dudas.

Referencias

Lucia Guerrero, psicóloga y orientadora familiar , Instituto de Ciencias de la familia.

19 Responses to Educación motivada

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Síguenos

Encuéntranos

  • El demonio de Laplace y la incertidumbre October 1, 2012
    Desde tiempos remotos el hombre se ha afanado por sentirse seguro en el mundo que le tocó vivir, ha intentado explicar los fenómenos a partir de los recursos intelectuales y materiales a su disposición. Desde la Teogonía de Hesíodo, que narra las vicisitudes de los dioses mediante los cuales el hombre en la Grecia Clásica […]
    José Cáceres
  • valores que transmitimos a nuestros hijos January 29, 2012
    Una vez llegó a mis oídos la siguiente frase : ” Lo mejor sería que le transmitas todo a tus hijos menos tus miedos” No me había dado cuenta la importancia capital de esas palabras cuando he llegado a contemplar en mi propia vida y en la de muchos que ocurre exactamente lo contrario. Inconscientemente […]
    José Cáceres
  • El inefable Steve Jobs November 14, 2011
    Emprendedor nato, su aportaciones aún no han sido suficiente evaluadas, existe una analogía que utilizaba Steve Jobs, él veía que los cambios que se daban en los ´70  con las nuevas tecnologías tenían un parecido con lo que ocurrió con el telégrafo a principios del siglo XX, muchos creían que haría falta que la gente […]
    José Cáceres

Historial

Auditec

Mis fotos y Vídeos

Enlace al Sitio

Directorio Web - Directorio de Páginas Webs